¿Es la mente o el mundo la fuente de la felicidad y del dolor?

 

Todos buscamos la felicidad genuina, sin embargo las apariencias nos engañan y terminamos buscándola donde no se encuentra. Algunos creemos que si tan sólo tuviéramos más dinero, salud, una pareja, hijos, poder, fama, placeres sensoriales, etc, seríamos más felices. Pero no nos damos cuenta que todas estas cosas son impermanentes y carecen de la capacidad de brindarnos felicidad duradera. Lo único que nos puede dar esta felicidad es el entrenar a nuestra mente para:

 

  1.  Vivir una vida ética en la que beneficiar a los que nos rodean.
  2. Desarrollar la calma mental, la presencia y la atención unipuntual.
  3. El cultivo del balance emocional y el desarrollo de la sabiduría profunda.

 

emotional balance2

Photo: ©AlmaAyon

 

Por eso, es importante ser conscientes de que es lo que motiva nuestras acciones. En la medida que nuestras motivaciones se centren en nosotros mismos y sean egoístas, el resultado será nuestro sufrimiento, ¿por qué? si analizamos esto, nos daremos cuenta que cuando queremos algo para nosotros, nos apegamos a ello y empezamos a defendernos, a competir con los demás para conseguirlo, y una vez que lo tenemos tenemos miedo de que nos lo quiten por lo que tomamos una actitud defensiva.

En la medida que nuestra mente se se apegue a ideas, deseos, cosas, personas, situaciones, etc, y en la medida que sienta aversión por todo lo que se interponga entre sus deseos y sus objetos, el resultado serán las aflicciones mentales como lo son el enojo, los celos, el egoísmo, etc, y una mente afligida es una mente infeliz e insatisfecha.

 

La Mente es la Fuente de la Felicidad

En la medida que deseemos menos cosas y apreciemos lo que tenemos, y en la medida que soltemos el apego y la aversión, y nos dediquemos a cultivar una mente en paz y con balance emocional, en esa medida encontraremos la verdadera felicidad, que no depende de estímulos exteriores, ni de objetos, situaciones, alabanzas ni reconocimientos.

¿Y cómo logramos esto? Entrenando a nuestra mente poco a poco. Para comenzar, date una vuelta por este sitio, explora y pon en práctica todos los tips, consejos y estrategias que he compartido en los artículos anteriores. También suscríbete para recibir consejos y recursos en tu correo electrónico.

 

Tu Turno

¿Tienes algún ejemplo que te haya dado certeza de que la mente crea nuestra experiencia?

 

Deja tu comentario